jueves, 3 de abril de 2014

Lugares Abandonados. La máquina de Monteagudo


Hoy nos detenemos en uno de esos lugares que a veces vemos fugazmente desde la carretera, sin duda por la velocidad que nos imponemos en nuestros desplazamientos y ritmo de vida. El sitio no es otro que la conocida como Máquina de Monteagudo entre los municipios de Oropesa y Candeleda, paraje fronterizo de las dos Castillas, con el río Tietar como telón de fondo entre Toledo y Ávila.


El conjunto de la zona se compone de los tajamares de un puente, aferrados al lecho rocoso del Tietar, un pequeño molino y el edificio de la fábrica de harinas o Máquina de Monteagudo.

Hemos buceado en la historia y poco hemos rescatado de esta ubicación, que no sea muy reciente. Las primeras referencias que encontramos son sobre la molienda que se realizaba en el molino de Monteagudo propiedad de los condes de Oropesa, allá por el siglo XVIII "OROPESA es otro de los centros industriales de la comarca, cuenta con seis piedras para moler el cereal, dos de ellas en el Tiétar, en el sitio de Monteagudo, pertenecen al feudal, muelen al día 10 fas. de grano, durante cinco meses, dejan una utilidad de 62 y media fas. de trigo y centeno." (Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo) .



La descripción anterior con probabilidad debía ser en referencia a este pequeño molino de dos carcavos, hoy relleno de sedimentos por las crecidas del rió y prácticamente rodeado de vegetación, pero con un encanto especial, sobre todo desde el interior.

Un poco mas arriba, se encuentran los tajamares o pilares de un puente, que en su día debió tener un gran porte. Comunicaba las dos orillas del Tietar, enlazando así el puerto de Candeleda y las veredas de la falda sur de Gredos, con las llanuras arañuelas.


Aun hoy aguanta los embates del Tietar cuando lleva caudal y se aprecia el buen hacer de sus constructores, no solo en la perfección de sus formas y resistencia, sino también en la calidad del mortero de cal y arena usado, que parece de un revoque reciente.


Posteriormente, de mediados del siglo XIX (1869 según el dintel de la entrada) data el actual edificio, conocido como La Máquina de Monteagudo. Debía estar dedicado a la molienda y fabricación de harinas, a juzgar por el tipo de construcción, de varias plantas en las que se dedicaban a limpiar, moler y separar el grano y las diferentes harinas obtenidas, como en otros molinos similares de la época, ejemplo bien restaurado en Salamanca.


El edificio se divide en la nave principal de tres plantas con una buena cubierta, y dos alas en el frente, que harían las veces de oficina o casa del guarda y molinero.

El interior, casi diáfano, es una suerte de escombros, pintadas y vigas colgando, con el suelo poco fiable y lleno de socavones, que lo hacen objetivamente peligroso.





Mas tarde y a juzgar por los pesebres que existen en el semi-sotano, debió ser durante algún tiempo una explotación ganadera, posiblemente vacuno, hasta su abandono definitivo.


En una de las habitaciones del fondo existe una escalera, que da al sótano o pasadizo que debió ser la entrada de agua de un canal exterior, por el que entraba la corriente para poder activar la maquinaria. Hoy solo es accesible desde las escaleras, ya que el resto de accesos están tapiados, pero el suelo es una débil y podrida estructura de madera, que puede dar algún disgusto.



En su día posiblemente tuviera un elevador en la parte delantera de su fachada, a juzgar por la viga de la parte superior y los soportes de los portones en cada planta. En estos molinos se usaba la gravedad como parte del proceso de elaboración de la harina y había que subir el grano hasta la parte superior, para dejarlo caer y limpiar hasta la intermedia, donde se molía y separaba según calidades, para almacenarlo en sacos ya en la planta baja.

En los últimas décadas, se ha venido hablando y proponiendo la construcción justo aquí, de un embalse que anegaría cientos de hectáreas en esta zona de alto valor ecológico, refugio nutrias, águila imperial y cigüeña negra, Esta última, casualmente durante nuestra visita, se dejo ver durante unos breves pero intensos instantes, dando fe que todos los esfuerzos por conservar este lugar, están más que justificados



Y hasta aquí la entrada de hoy, un lugar que os invitamos a descubrir por vosotros mismos.



3 comentarios:

  1. Aula de Turismo de Naturaleza clarísima... Ánimo asociaciones de naturaleza!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sería una magnifica idea. El problema es que esta en el lado equivocado del puente.

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar